Revista de Ciencias Humanas y Sociales

© 2021. Universidad del Zulia

ISSN 1012-1587/ ISSNe: 2477-9385

Depósito legal pp. 198402ZU45

Portada: El que casi nada dejó  

Artista: Rodrigo Pirela

Medidas: 100 x 160 cm

Técnica: mixta sobre tela

Año: 2009                                                 

 

 

 

 

 

 

                                      Año 37, Regular No.95 (2021): 125-146

ISSN 1012-1587/ISSNe: 2477-9385

 

Percepción acerca de la violencia en el noviazgo en mujeres y hombres adolescentes de 15 años de un establecimiento educacional de la ciudad de Antofagasta, Chile

Rolando Molina Martínez[1]

Universidad del Alba, Chile rolando.molina@udalba.cl

 

Vicente Muñoz Griffith[2]

Universidad del Alba, Chile vicente.munoz@udalba.cl

 

Javier Hernándiz González[3]

Universidad del Alba, Chile jhernandiz@udalba.cl

 Resumen

 

Esta investigación, cuantitativa, descriptiva, complementa el conocimiento acerca de violencia en el noviazgo entre adolescentes. Se observó el fenómeno a la edad concreta de 15 años, la edad más temprana estudiada en sondeos del Instituto Nacional de la Juventud de Chile. Existen características de la violencia en el noviazgo de la alta prevalencia entre adolescentes, a los 15 años ya se observan dinámicas que se dan en edades más avanzadas. Develó además la dificultad que tienen los y las jóvenes para identificar como violentas situaciones y conductas y la baja gravedad que le otorgan al fenómeno. 

 

Palabras clave: violencia, noviazgo, adolescencia, género, víctima.

 

Perception of dating violence in 15-year-old adolescent women and men from an educational establishment in the city of Antofagasta, Chile

 Abstract

 

This quantitative, descriptive research complements the knowledge about dating violence among adolescents. The phenomenon was observed at the specific age of 15 years, the earliest age studied in surveys of the National Institute of Youth of Chile. There are

 


characteristics of dating violence with a high prevalence among adolescents. At 15 years of age, dynamics that occur in older ages are already observed. It also revealed the difficulty that young people have to identify violent situations and behaviors and the low severity that they give to the phenomenon.

 

Keywords: violence, courtship, adolescence, gender, victim.

 

Introducción

Siendo muchas las definiciones de violencia y de violencia en el noviazgo, se puede entender la violencia en el noviazgo como las conductas, actitudes y expresiones violentas que ocurren entre dos personas que se consideran pareja sin una relación marital (Close, 2015 citado en Rodríguez, Riosvelasco, & Castillo, 2018). Esta violencia se ejerce por innumerables medios entre los que predominan los verbales, físicos, sexuales, económicos, simbólicos y virtuales (Benavides, 2016), siendo los medios virtuales una relativa novedad en los estudios sobre violencia en la pareja (Quesada, FernándezGonzález, & Calvete, 2018)puesto que, son medios que no estaban presentes en investigaciones del siglo pasado y, al mismo tiempo se convierte en un medio de socialización normalizado entre la población infanto-juvenil chilena donde hasta un 78% de la población usuaria de internet declara tener un perfil creado en redes sociales o juegos online (Cádiz et. al citado en Del Prete & Redon, 2020). 

Probablemente Makepeace, en 1981, fue el primero o al menos uno de los primeros autores que ofreció una visión no tan idílica del noviazgo como la que se solía compartir hasta estas últimas décadas (Rubio-Garay F. , López-González, Carrasco, & Amor, 2017). Desde entonces, los estudios que han tenido como objeto de estudio el violencia en las relaciones de pareja en etapa adolescente no han parado de proliferar aportando una visión diferente indicando no solo que los adolescentes son susceptibles en alto grado de ser víctimas de la violencia en la pareja, si no, también son susceptibles de convertirse en víctimas y victimarios al mismo tiempo de manera alarmante (Arias, et al., 2010; Chiodo et al., 2011; Comezaña, 2006; Corral, 2009; Fernández-Fuertes & Fuertes, 2010; Giordano, et al., 2010; Leal, et al., 2011; Medeiros & Straus, 2006; O'Leary, et al. 2008; Rojas-Solís, 2011; Straus, 2006; Straus & Douglas, 2004; Straus & Gozjolko, 2007) como se indica en la mayoría de las investigaciones y con gran énfasis en la revisión sistemática presentada por Manoella Alegría y Adriana Rodríguez (2015). 

Existen diferentes categorizaciones de violencia, como por ejemplo la simbólica, física, sexual, económica, psicológica, obstétrica, etc. Si bien es importante la categorización y diferenciación por aspectos metodológicos para su comprensión y estudio, los diferentes tipos de violencia, al interior de la pareja están habitualmente interrelacionadas y además, se observan ejercidas y/o sufridas al mismo tiempo como ya se ha mencionado (Pozueco, Moreno, Blázquez y García- Baamonde, 2013; Stets y Henderson, 1991 citados en Rubio-Garay, López-González, Carrasco, & Amor, 2017).  El hecho de tener la violencia tantas manifestaciones y darse en el seno de la pareja, constituye un preocupante fenómeno entre otras cosas, porque combina la atracción con el abuso de poder (Rey-Anacona, 2013). La aparición de las redes sociales como elemento socializador hace además, que el fenómeno de la violencia en el noviazgo, a pesar de darse en la esfera personal de las personas implicadas, lo transforman en un fenómeno y problema sociocultural (RodríguezDomínguez, Durán, & Martínez, 2018). 

Con el paso del tiempo, por los antecedentes presentados anteriormente, se observa en síntesis que la violencia en el noviazgo no solo no presenta el perfil bucólico con que se representaba esta etapa en el imaginario colectivo hasta el último cuarto del siglo XX. Por el contrario, fueron emergiendo aspectos que al unirse en una visión global del fenómeno. Resulta que en la violencia en la pareja y, más aún la vivida en la etapa adolescente y de  juventud temprana, se da de manera mucho más generalizada de lo que cabía esperar probablemente por “el desconocimiento de las particularidades de la violencia de pareja entre los jóvenes y una sobrevaloración de la institución del matrimonio como contexto legal para aproximarse al fenómeno” (Valdivia-Peralta, Fonseca-Pedrero, González, & Paíno, 2019, p.14). 

Como se ha anticipado anteriormente este fenómeno de violencia en el noviazgo adolescente, tiene características propias que parecen diferenciarse de los periodos de noviazgo en edad más avanzadas y en matrimonios (Nava-Reyes, Rojas-Solís, Greathouse, & Morales, 2018) que se puede extraer fácilmente desde el análisis de la tabla 1:

Tabla 1. Prevalencia (en porcentajes) de violencia en el noviazgo por tipo, género y zona geográfica

Sánchez, & Paniagua, 2012) (tabla 1), que parece incluso superior que en los adultos jóvenes (Fernández-Fuerte y Fuertes, 2010; Muñoz-Rivas et al., 2007 citados en Rubio-Garay, López-González, Carrasco, & Amor, 2017). Otra de las características es la bidireccionalidad, es decir la gran Observando la tabla 1 y la figura 1, destaca que contra lo que se observa habitualmente en investigaciones sobre violencia de pareja en la adultez, en la adolescencia tiene una prevalencia alarmante, igual que es alarmante el hecho de que haya menos diferencias de lo normalmente esperado entre géneros al tener como referencia los estudios de violencia de género convencionales que tienen a población adulta como población objeto.

Probablemente, que la violencia en las relaciones adolescentes haya estado tan invisibilizada se deba, además de por la visión tradicionalmente idílica que se tiene de esta etapa en general, porque los mismos adolescentes tengan poca formación en este aspecto y no sean capaces de diferenciar qué conductas son violentas y cuáles no. El abuso no percibido y no denunciado es un tema contingente y de interés. Alude a la poca toma de conciencia que existe sobre el riesgo al que se expone la persona que sufre violencia dentro de su noviazgo existiendo una contradicción observada en la declaración de los jóvenes, donde refieren ser intolerantes a todo tipo de maltrato pero son incapaces de distinguir entre indicios violentos que pueden estar presentándose en su relación de pareja (Cortés-Ayala , y otros, 2015)

En todos los antecedentes presentados hasta el momento y los sondeos del INJUV que constantemente nos arrojan datos sobre este objeto de estudio, trabajan generalmente con rangos etarios que abarcan toda la etapa adolescente. En este trabajo se propone poner el foco en las edades más jóvenes, concretamente en los adolescentes de 15 años. Pues en edades más tardías, a lo largo de los años se puede haber acumulado experiencias o rutinas que normalizan y naturalizan la violencia y en edades más tempranas pero con cierta autonomía respecto a la familia se espera encontrar información menos condicionada por el paso del tiempo.

 

Método

La investigación se encuadró en un paradigma cuantitativo al tratar de operacionalizar la violencia en el noviazgo en jóvenes de 15 años a través de instrumentos estandarizados. Se empleó un muestreo por juicio de expertos, puesto que, se seleccionaron dos establecimientos educacionales de la ciudad de Antofagasta buscando que presentasen perfiles socioeconómicos diferentes, a tal efecto se estudiaron las características de diversos establecimientos hasta llegar a seleccionar los dos que se consideró que podían presentar información más representativa de la población de jóvenes de 15 años de Antofagasta. El número de participantes final fue de 60 individuos, 30 por cada establecimiento de los cuales 15 se identificaron de género femenino y otras 15 de género masculino. La investigación tuvo carácter transversal por tratar de recoger datos del fenómeno observado en un momento determinado y presentó carácter descriptivo y correlacional. El carácter descriptivo vino dado de que se pretendió principalmente establecer la prevalencia de violencia en el noviazgo entre los participantes, identificando frecuencias y, distribuciones y comparaciones por género. El carácter correlacional, se trabajó, ya que a diferencia de los informes de los sondeos del INJUV (Chile), en el análisis se trató de buscar relaciones significativas en la asociación entre tipos de violencia sufrida o cometida por género. 

 

Instrumento

Se utilizó el cuestionario del INJUV empleado en su Sondeo Nº 4: Violencia en el Pololeo de 2016. Es un cuestionario con 17 preguntas cerradas que se divide en 4 módulos. El primero módulo, corresponde a la dimensión de Percepción y Opinión de los/las jóvenes de la Violencia en el Noviazgo, que contiene ítems encaminados a conocer la gravedad que perciben los jóvenes del fenómeno, las causas a la que lo achacan y qué fenómenos perciben como asociados a la violencia en el noviazgo. El segundo módulo, corresponde a la dimensión de Denuncias y Sanciones, donde encontramos ítems encaminados a recoger información sobre qué actos se consideran denunciables y el carácter público o privado del objeto de este estudio. El tercer módulo, denominado “Percepción de violencia en el entorno”, contiene ítems acerca del conocimiento que tiene el participante de situaciones de violencia vividas por personas de su entorno. El último módulo (el 4) engloba la dimensión de situaciones de vivencia personal donde se pregunta directamente por situaciones de violencia vivenciadas por los participantes. 

 

Resultados

En cuanto al análisis de los resultados, cabe destacar que siendo  los individuos de la muestra provenientes de centros de dos titularidades diferentes, uno municipal y el otro particular subvencionado, se realizó un análisis comparativo indagatorio complementario para ver si existía alguna diferencia entre los centros y no se encontró ninguna diferencia significativa por lo que, se presentan a continuación los resultados del análisis comparativo que permite observar el objetivo general y hacer una comparación de la percepción por.

Siguiendo el orden de los diferentes módulos que contiene el instrumento, respecto al primer módulo que observa la percepción y opinión de los/as jóvenes de la violencia en el pololeo, se presentan en la tabla 1 diferenciadas por género en cómo de violentas consideraron diferentes situaciones y la significancia de la prueba U de Mann Whitney indicando si hay diferencias significativas en la intensidad con la que perciben cada afirmación propuesta y el total de agrupar todas las afirmaciones si se le asignasen puntajes a cada opción de respuesta.

 

Tabla 2. Diferencias en percepción de nivel de violencia de diferentes situaciones, frecuencias y significancia de las diferencias

 

                                                                Mujeres                               Hombres

   

¿Cómo de violentas consideras estas acciones en una pareja?

             Insultos o gritos               3,3%        6,7%      40,0%      50,0%     0,0%     10,0%      46,7%      40,0%     0,440

Realizar amenazas o

0,0%          6,7%              20,0%             70,0%            6,7%               23,3%            20,0%            50,0%            0,073 chantaje emocional Empujarse o tirarse

3,3%        0,0%              10,0%             86,7%            3,3%               3,3%              26,7%            66,7%            0,076 cosas cuando se discute

             Darse golpes                    3,3%        0,0%       0,0%       96,7%     0,0%      3,3%        3,3%       93,3%     0,584

Revisar teléfono celular

o redes sociales sin       13,3%            26,7%            50,0%             10,0%  16,7%                      36,7%            16,7%            30,0%            0,975 consentimiento

Prohibir acciones en el

uso del celular o redes 13,3%            10,0%            36,7%             40,0%            6,7%               36,7%            23,3%            33,3%            0,369 sociales

Total de la intensidad

                                                     Rango promedio                     Rango promedio

de violencia percibida               34,02             26,98        0,116 mujeres              hombres

de las acciones descritas  

Observando la tabla 2, destaca en primer lugar el hecho de que a pesar de presentar las afirmaciones de este ítem situaciones donde se describen diferentes tipos de violencia, algunos participantes las identificaron en varias ocasiones como nada violentas. El mayor consenso entre hombres y mujeres se encontró en la acción de “darse golpes” identificándola como muy violenta. Por el contrario, las mujeres identificaron llamativamente el hecho de “revisar el celular o redes sociales sin consentimiento” como una acción menos violenta que los hombres. Observando la significancia, las diferencias que destacan entre hombres y mujeres se encontraron en las acciones de “realizar amenazas o chantaje emocional” y “empujarse o tirarse cosas cuando se discute” donde las mujeres lo percibieron como acciones notablemente más violentas. Ambos géneros identificaron como las acciones menos violentas las referidas al control de la pareja sobre utilización y supervisión sin consentimiento de celulares y redes sociales. Igualmente, cabe destacar que el hecho de insultarse o gritarse no superó el 50% de respuestas identificándolo como muy violento. Por último, en el total de respuestas agregadas se observa que las mujeres claramente perciben generalmente como más violentas las acciones descritas que los hombres.