Instituto de Estudios Políticos y Derecho Público "Dr. Humberto J. La Roche"
de la Facultad de Ciencias Jurídicas y Políticas de la Universidad del Zulia
Maracaibo, Venezuela
Esta publicación cientíca en formato digital es continuidad de la revista impresa
ISSN-Versión Impresa 0798-1406 / ISSN-Versión on line 2542-3185Depósito legal pp
197402ZU34
ppi 201502ZU4645
Vol.40 N° 72
Enero
Junio
2022
ISSN 0798- 1406 ~ De pó si to le gal pp 198502ZU132
Cues tio nes Po lí ti cas
La re vis ta Cues tio nes Po lí ti cas, es una pu bli ca cn aus pi cia da por el Ins ti tu to
de Es tu dios Po lí ti cos y De re cho Pú bli co Dr. Hum ber to J. La Ro che” (IEPDP) de la Fa-
cul tad de Cien cias Ju rí di cas y Po ti cas de la Uni ver si dad del Zu lia.
En tre sus ob je ti vos fi gu ran: con tri buir con el pro gre so cien tí fi co de las Cien cias
Hu ma nas y So cia les, a tra vés de la di vul ga ción de los re sul ta dos lo gra dos por sus in ves-
ti ga do res; es ti mu lar la in ves ti ga ción en es tas áreas del sa ber; y pro pi ciar la pre sen ta-
ción, dis cu sión y con fron ta ción de las ideas y avan ces cien tí fi cos con com pro mi so so cial.
Cues tio nes Po lí ti cas apa re ce dos ve ces al o y pu bli ca tra ba jos ori gi na les con
avan ces o re sul ta dos de in ves ti ga ción en las áreas de Cien cia Po lí ti ca y De re cho Pú bli-
co, los cua les son so me ti dos a la con si de ra ción de ár bi tros ca li fi ca dos.
ESTA PU BLI CA CIÓN APA RE CE RE SE ÑA DA, EN TRE OTROS ÍN DI CES, EN
:
Re vicyhLUZ, In ter na tio nal Po li ti cal Scien ce Abs tracts, Re vis ta In ter ame ri ca na de
Bi blio gra fía, en el Cen tro La ti no ame ri ca no para el De sa rrol lo (CLAD), en Bi blio-
gra fía So cio Eco nó mi ca de Ve ne zue la de RE DIN SE, In ter na tio nal Bi blio graphy of
Po li ti cal Scien ce, Re vencyt, His pa nic Ame ri can Pe rio di cals In dex/HAPI), Ul ri chs
Pe rio di cals Di rec tory, EBS CO. Se en cuen tra acre di ta da al Re gis tro de Pu bli ca cio-
nes Cien tí fi cas y Tec no ló gi cas Ve ne zo la nas del FO NA CIT, La tin dex.
Di rec to ra
L
OIRALITH
M. C
HIRINOS
P
ORTILLO
Co mi Edi tor
Eduviges Morales Villalobos
Fabiola Tavares Duarte
Ma ría Eu ge nia Soto Hernández
Nila Leal González
Carmen Pérez Baralt
Co mi Ase sor
Pedro Bracho Grand
J. M. Del ga do Ocan do
Jo Ce rra da
Ri car do Com bel las
An gel Lom bar di
Die ter Nohlen
Al fre do Ra mos Ji mé nez
Go ran Ther born
Frie drich Welsch
Asis ten tes Ad mi nis tra ti vos
Joan López Urdaneta y Nil da Ma n
Re vis ta Cues tio nes Po lí ti cas. Av. Gua ji ra. Uni ver si dad del Zu lia. Nú cleo Hu ma nís ti co. Fa-
cul tad de Cien cias Ju rí di cas y Po lí ti cas. Ins ti tu to de Es tu dios Po lí ti cos y De re cho Pú bli co
Dr. Hum ber to J. La Ro che. Ma ra cai bo, Ve ne zue la. E- mail: cues tio nes po li ti cas@gmail.
com ~ loi chi ri nos por til lo@gmail.com. Te le fax: 58- 0261- 4127018.
Vol. 40, Nº 72 (2022), 889-911
IEPDP-Facultad de Ciencias Jurídicas y Políticas - LUZ
Recibido el 11/09/2021 Aceptado el 23/12/2021
Venezuela en Oclocracia ¿Un problema
más cultural y educacional que
económico o ideológico?
DOI: https://doi.org/10.46398/cuestpol.4072.54
Juan Carlos Araujo-Cuauro *
Resumen
Polibio sostuvo en su momento que la oclocracia se presenta
como el peor de todos los males de los sistemas político
democrático, el nal del estado y la degeneración del poder. La
oclocracia tiene la apariencia de una democracia, pero no lo es, ya
que esta mutila el poder del pueblo y no es más que una democracia
degenerada, ya que en su decurso pervierte sus instituciones para
halagar el deseo de las masas (poder de la muchedumbre). Bajo
esta perspectiva, este trabajo tuvo por objetivo describir como una
parte de la sociedad venezolana, a lo largo de estas dos últimas
décadas de vida republicana, se ha convertido en una sociedad
oclocrática, es decir, el gobierno de la plebe, la chusma, grosera, ignorante
y cargada de vulgaridad, esto se debe a su baja formación cultural, moral y
educacional. La naturaleza del ensayo es de carácter descriptivo. Se concluye
que el conicto político y social venezolano que degeneró en oclocracia está
más determinado por factores culturales y educacionales que económicos o
ideológicos.
Palabras clave: oclocracia; democracia; degeneración del poder;
cultura; educación.
* Profesor Titular, Escuela de Derecho, Facultad de Ciencias Jurídicas y Políticas (FCJP) de la Universidad
del Zulia (LUZ). Doctor en Ciencias Médicas de la Universidad del Zulia (LUZ). Médico Cirujano de la
Universidad del Zulia (LUZ). Abogado mención Summa Cum Laude de la Universidad del Zulia (LUZ).
Candidato a doctor en Ciencia Política por la Universidad del Zulia (LUZ). Trabaja, investiga y publica
sobre temas relacionados con la degeneración del sistema democrático venezolano. ORCID ID: https://
orcid.org/0000-0002-6559-5370
890
Juan Carlos Araujo-Cuauro
Venezuela en Oclocracia ¿Un problema más cultural y educacional que económico o ideológico?
Venezuela in Oclocracy: A problem more cultural and
educational than economic or ideological?
Abstract
Polybius argued at the time that ochlocracy is presented as the worst
of all the evils of democratic political systems, the end of the state and the
degeneration of power. The ochlocracy has the appearance of a democracy,
but it is not, since it mutilates the power of the people and is nothing more
than a degenerate democracy, since in its course it perverts its institutions to
atter the desire of the masses (power of the crowd). Under this perspective,
this work aimed to describe how a part of Venezuelan society, throughout
these last two decades of republican life, has become an oclocrocratic
society, that is, the government of the plebs, the rabble, rude, ignorant and
loaded with vulgarity, this is due to its low cultural formation, moral and
educational. The nature of the essay is descriptive. It is concluded that the
Venezuelan political and social conict that degenerated into ochlocracy
is more determined by cultural and educational factors than economic or
ideological ones.
Keyword: ochlocracy; democracy; degeneration of power; culture;
education.
Introducción
Con el pasar de los tiempos y en la historia de la humanidad la política
en las sociedades mundiales ha ocupado grandes espacios y un profundo
protagonismo en el quehacer de las personas. Desde la perspectiva
etimológica, la democracia es el gobierno del pueblo que con la voluntad
general legitima al poder estatal. Fueron los griegos, quienes acuñaron el
término democracia o demokratia, que proviene de las palabras griegas
demos, pueblo y kratos gobierno o poder (Knoll, 2017).
La democracia en su acepción estricta es una forma de gobierno, de
organización del Estado, en la cual las determinaciones o decisiones
colectivas son adoptadas por los ciudadanos mediante mecanismos de
participación directa o indirecta que les coneren un manto de legitimidad
a los representantes. En su acepción más amplia, se trata de una forma de
convivencia social en la que los miembros de la sociedad civil son libres e
iguales y las relaciones sociopolíticas se han constituido en convenios y/o
pactos como una forma de dispositivos contractuales.
La democracia constituye un ideal que procura la libertad y la igualdad
de los individuos de una sociedad. Pero esa percepción conceptual busca
hacerse verdadera, en la práctica, a través de un cúmulo de normativas
891
CUESTIONES POLÍTICAS
Vol. 40 Nº 72 (2022): 889-911
y organizaciones determinadas, facilitando el inicio así a la organización
política democrática. Pero los sistemas democráticos no son muy frágiles
y, por ello, su existencia se halla sometida a riesgos constantes que emanan
tanto del seno de los propios sistemas como de sus enemigos externos
(Gombert, 2010).
Por esto, los sistemas democráticos pueden derivar una serie de
problemas, de aspectos muy relevantes en el campo de la política y el
mundo social, entre estos problemas que puede abordar la democracia
son aquellos que se relacionan con la democracia representativa versus
la democracia participativa, a predominio de los ejecutantes sociales
sobre los ejecutantes políticos, así como los problemas que se suscitan
de la legitimidad democrática, la politización de la identidad educacional
y cultural, el n del comunismo o socialismo, la democracia versus la
Pobrezas y el subdesarrollo, entre otros (Arenas, 2006).
Cuando un sistema democrático en cualquier sociedad se coloca su “mejor
traje” de ilegalidad y de violencia; cuando la corrupción es prácticamente
una forma de vida y no un tipo de delito socialmente repudiado; cuando la
separación de poderes se vuelve difusa o inexistente; cuando los intereses
de la minoría prevalecen sobre el bien común de todos los ciudadanos, con
el pasar del tiempo, la democracia se constituye en oclocracia. Es decir,
esto se maniesta, cuando a pesar de los considerables contratiempos
socioeconómicos se hacen intolerables y las instituciones se enlan en
protección particular de un grupo de la sociedad, la democracia se degenera
y se transforma en una oclocracia (Matheus, 2012).
En la concepción de la denición de Oclocracia, es evidente que fue
el historiador griego Polibio quien gesto este concepto, ya exhibido
particularmente por Platón en su obra La República, seguidamente
Aristóteles con su ordenamiento de la estructuración de los sistemas políticos
en “puros y corruptos”. Pero fue el mismo Polibio quien concibió las teoría
de los sistemas políticos que el denomino: Anaciclosis (ciclos degenerativos
de formas de gobiernos en seis fases), ésta hipótesis especica un ciclo
vicioso-virtuoso, donde los Estados van cambiando para luego sufrir una
regresión en cada uno de los sistemas políticos ya instaurados (Monarquía-
Tiranía-Aristocracia-Oligarquía-Democracia-Oclocracia), en otras palabra
(Gobierno del Rey-Gobierno del tirano abusador y violento-Gobierno de los
mejores-Gobierno de unos pocos-Gobierno de todos-Gobierno demagogo)
(Bueno, 2018; Knoll, 2017).
Hoy en día por ser los sistemas democráticos frágiles su existencia se
halla sometida a riesgos constantes, es por ello que las democracias están
viviendo momentos de crisis, de cambios muy profundos y como sabemos
toda crisis implica un proceso de destrucción y construcción el cual nunca
es coexistente, un proceso en el que, al diagnóstico conocido de los vicios
presentes, a la certeza de las estructuras e instituciones viejas, se opone
892
Juan Carlos Araujo-Cuauro
Venezuela en Oclocracia ¿Un problema más cultural y educacional que económico o ideológico?
la incertidumbre de lo desconocido y de las alternativas futuras (Osorio y
Phélan, 2019).
Bajo esta circunstancia, los sistemas políticos democráticos están en
desventajas y se ven forzados, a sostener una intrincada armonía derivada
de las desviadas presiones generadas entre una conguración social y
tecno-económica, burocrática y jerárquica, y un orden político formalmente
asentado en la igualdad y la participación. Como consecuencia de ello,
los sistemas políticos democráticos actuales cada vez se hallan menos
competentes o preparados o aptos para atender de forma verdadera y
efectiva a dos de sus aspectos básicos como son, por una parte, el dominio
de los gobernados sobre los gobernantes y, de la otra, el dominio recíproco
entre los gobernantes (Gurutz-Jáuregui, 1994).
En estos tiempos actuales la democracia como sistema político de
gobierno se encuentra subyugada a un doble desafío; uno de esos desafíos
viene implícito, en que esta tiene que renovarse, reformarse y ahondar en el
contenido de sus nes, ajustándolos a los valores sociales, éticos, culturales
y educacionales vigentes.
El sistema político venezolano después de una guerra civil convertida
en gesta libertadora pasó el resto del siglo XIX siendo testigo de la guerra
entre caudillos, luego llegaría el siglo XX con la unión como nación forzada
por la mano del dictador Juan Vicente Gómez, para luego iniciarse un largo
período que desencadenó un proyecto nacional cuya base fundamental fue
la Democracia representativa (Bolívar, 2013).
Desde 1958 a 1998, Venezuela fue gobernada bajo un sistema que era
un híbrido entre partidocracia y oclocracia, esto por el inmenso poder de
los partidos y la gran inconsciencia de la gente. Con este tipo de sistema
político se alternaron en el poder los partidos políticos Acción Democrática
y el Comité de Organización Política Electoral Independiente COPEI.
Estos partidos se ponían de acuerdo para nombrar los jueces de la extinta
Corte Suprema de Justicia, al scal general, al contralor, para ascender
militares, otorgar contratos o promulgar leyes que los siguiera manteniendo
en el poder, al nal todo esto degeneró en descontento generalizado, en una
inmensa burocracia y una negligencia sin precedentes. Lo que generaría
a su vez luego la gran decepción de las masas con quienes lideraron el
proyecto democrático para terminar regresando a la visión caudillista del
país. La última etapa de esta corta vida republicana ha sido la fractura
social y política (Puente, 2016).
La falta de cohesión social sobre la base de lo cultural y lo educacional,
son quizá uno de los elementos más latentes desde el inicio de la
vida republicana democrática hasta hoy en la sociedad venezolana, la
imposibilidad de la sociedad de articularse en torno a objetivos comunes
y actuar en consecuencia es evidente, salvo algunos momentos muy
especícos en el país reina el canibalismo social o “sálvese quien pueda”.