DOI: https://doi.org/10.52973/rcfcv-e32146
Recibido: 28/04/2022 Aceptado: 23/05/2022 Publicado: 12/06/2022
1 de 6
Revista Cientíca, FCV-LUZ / Vol. XXXII, rcfcv-e32146, 1 - 6
RESUMEN
El dolor es la sensación desagradable producida como respuesta
ante un estímulo ocasionado por diversos escenarios como pueden
ser procesos traumáticos o patológicos, los cuales no permiten una
adecuada recuperación del paciente. Se presentó una población de
diez gatos con varios cuadros clínicos, los cuales fueron medidos con
escala de mueca felina y obtuvieron un puntaje de dolor de entre 0 a 5
sobre 10 del nivel de dolor, una vez evaluado su puntaje se administró
analgesia. Cada paciente fue medido una segunda vez, y como
resultado se observó una disminución signicativa del dolor entre
un 12 a un 40% en su escala de medición, lo cual permitió deducir que
el tratamiento aplicado fue el adecuado. El uso de esta escala permite
ofrecer una mejor atención al paciente en cuanto al reconocimiento
del dolor, mediante, una cuanticación objetiva a n de tener una
idea más clara de su padecimiento y así poder tratarlo conforme a sus
necesidades. Con la muestra poblacional estudiada (n=10) se obtuvo
una escala de medición entre 0 a 5 sobre 10 puntos de estimación
del dolor en total de la muestra de la población de gatos incluida en
el estudio, siendo más frecuentes las puntuaciones de 4 a 5 previo a
la administración de analgesia. En la presente investigación se pudo
determinar, que el dolor agudo está asociado a traumatismo múltiple,
en tanto que el dolor intenso se asocia a problemas neurológicos,
obstrucción por cuerpo extraño, parasitosis y procesos quirúrgicos
programados.
Palabras clave: Dolor; gato; escala de mueca; felina
ABSTRACT
Pain is an unpleasant sensation produced in response to a stimulus
caused by various scenarios such as traumatic or pathological
processes, which do not allow an adequate recovery of the patient. A
population of ten felines with various clinical pictures was presented,
which were measured with the Feline Grimace Scale and obtained a
score between 0 to 5 out of 10 for the level of pain, once their score
was evaluated, analgesia was administered. Each patient was
measured a second time and as a result a signicant decrease in
pain between 12 to 40% in their measurement scale, which allows
to deduce that the treatment applied was adequate. The use of this
scale allows tooffer better patient care in terms of pain recognition
through objective quantication in order to have a clearer idea of their
condition and thus be able to treat it according to their needs. With
the population sample studied (n=10), a measurement scale between
0 to 5 was obtained out of 10 points of estimation of pain in the total
of the sample of the population of cats included in the study, with
scores from 4 to 10 being more frequent. 5 prior to administration of
analgesia. In the present investigation it was possible to determine
that acute pain is associated with multiple trauma, while intense pain
is associated with neurological problems, foreign body obstruction,
parasitosis and scheduled surgical procedures.
Key words: Pain; cat; Grimace Scale; feline
Dolor agudo y ecacia de la escala de mueca felina en gatos del Hospital
Veterinario Medipet
Acute pain and ecacy of Feline Grimace Scale in cats at the Medipet Veterinary Hospital
Fernando Paredes-Catota
1,2
* , Edy Castillo-Hidalgo
1
, Olga Vanesa Almeida-Revelo
2
y Henrry Daniel Vilcacundo-Paredes
3
1
Universidad Católica de Cuenca. Cuenca, Azuay, Ecuador.
2
Hospital Veterinario MediPet. Quito, Pichincha, Ecuador.
3
Universidad UTE. Quito, Pichincha, Ecuador
Correo electrónico: edison.paredes.02@est.ucacue.edu.ec
Dolor agudo y ecacia de la escala de mueca felina en gatos / Paredes-Catota y col. ___________________________________________________
2 de 6
INTRODUCCIÓN
El dolor agudo es descrito como una sensación o experiencia
desagradable asociada a eventos traumáticos como puede ser un
daño tisular o eventos naturales, el cual puede llegar a evolucionar a
un dolor crónico que se presenta pasando 1 a 2 semanas (sem) o cada
3 meses (mes), por ende, la evaluación del dolor en animales suele
ser importante y a su vez complejo ya que se requiere interpretar el
comportamiento, en este caso de los gatos (Felis catus), los cuales
presentan diversas formas etológicas, la mayoría de ellas normales,
lo que diculta su reconocimiento [8, 11].
La siología del dolor se interpreta a nivel del córtex y otras zonas
cerebrales con un umbral diferente para cada especie, las respuestas
táctiles frente a un estímulo doloroso han estado presentes desde
su nacimiento y han evolucionado conforme va creciendo, en gatos a
pesar de tener vías neuronales intactas que permiten la transmisión
de la señal, los neonatos pueden ser incapaces de expresar dolor con
tanta claridad en comparación a gatos adultos, esto se lo relaciona
con un mecanismo de protección [1, 6], la nocicepción se realiza
por dos grupos de estructuras nerviosas (aferentes y eferentes),
las cuales tienen como objetivo transmitir las señales promedio de
nociceptores desde una zona periférica hasta la corteza cerebral y
así tener una respuesta de manera moduladora [10].
El dolor es un proceso dinámico que tiene como objetivo la protección
del organismo frente a diversos eventos, sus niveles pueden variar
dependiendo de los factores que se presenten, como puede ser la
duración de los fármacos utilizados en esta especie, nivel de actividad
física, procesos inamatorios, posición del paciente, entre otros.
En la especie felina, la interpretación del dolor varía [3, 9]
dependiendo de su origen y su umbral [10, 15]. Se puede clasicar en
tres tipos de dolor relacionados a procesos neuropáticos o sensoriales,
como son: Procesos inamatorios, nociceptivos o patológicos, siendo
el último el más extraño y el cual se debe evitar su desarrollo ya que
es considerado una enfermedad debido a una alteración completa
en la nocicepción produciendo efectos de alodinia o hiperestesia [3].
A nivel siológico, la producción del dolor por eventos traumáticos o
patológicos, se encuentra involucrada, de manera profunda en funciones
del organismo que pueden verse afectadas; en Medicina Humana se
ha demostrado que esta alteración no permite tener una recuperación
adecuada, ya que esta interacción interviene en los factores de
coagulación, estrés, producción de tromboembolismo, hiperventilación,
inmunosupresión, entre otros, esto a su vez aumenta la estancia en
hospitalización o en la unidad de cuidados intensivos (UCI) [9].
Para tratar estos problemas es fundamental reconocer el dolor, el
cual suele ser evidente ya que los gatos son muy expresivos frente a
cuadros agudos, esto permitirá enfocar de mejor manera el manejo
del dolor mediante protocolos analgésicos y a su vez, se disponen de
escalas internacionales que facilitan este trabajo, permitiendo reducir
la progresión del cuadro evitando que pase de agudo a crónico con el
n de disminuir el riesgo de alteración a nivel de la nocicepción [3, 10].
En la actualidad existen múltiples escalas del dolor enfocadas a
pacientes gatos, entre ellas tenemos la escala de Dolor agudo felino
del Centro Médico Veterinario de la Universidad Estatal de Colorado,
Escala de dolor de medida compuesta felina de Glasgow (EDMC) y
Escala de mueca felina (EMF) [3, 6, 13], las cuales permiten evaluar las
expresiones de dolor en los gatos, sin embargo, la ecacia de cada uno
se ve comprometida por la estructura que las conforma y los puntos
que se evalúan para otorgar una adecuada puntuación del dolor.
Algunas de estas escalas no disponían del apartado de expresión
felina dirigida al reconocimiento del dolor, por lo cual fueron
evolucionando con el n de mejorar la evaluación en esta especie;
una de estas escalas es la Escala de dolor de medida compuesta felina
de Glasgow (EDMC), la cual cuenta en la actualidad, con este tipo de
puntuación, permitiendo reducir los errores en la clasicación del
dolor en comparación a su antigua versión [7].
Por su parte la Escala Felina del Dolor agudo del Centro Médico
Veterinario de la Universidad Estatal de Colorado, es una escala
desarrollada por profesionales en el área de anestesia, sin embargo, no
ha sido sometida a revisión ni aprobación, por lo cual su validez tiende
a ser dudosa, pero a pesar de esto se ha implementado en la práctica
clínica obteniendo buenos resultados en la parte de clasicación del
dolor y en la facilidad de ser manejada por el personal de medicina
interna o residentes de anestesia [7].
La EMF está enfocada al reconocimiento del dolor por medio de
expresiones faciales; basada en estudios anteriores [4, 5], donde se
observó una relación entre el posicionamiento de orejas y el hocico
en gatos con dolor a comparación de aquellos sin dolor, esto permitió
establecer cinco puntos esenciales para dicho reconocimiento, en el
cual se menciona el posicionamiento de los bigotes, posicionamiento
de su cabeza, endurecimiento de la órbita y aquellos mencionados
al inicio del párrafo [4, 5, 13].
Esta escala ha resultado ser una de las mejores para la evaluación
y clasicación del dolor en los gatos, su aplicación puede darse en
situaciones de emergencia, en las cuales se requiere rescatar al
paciente de un cuadro de dolor agudo, reduciendo sus niveles de
estrés y estabilizando hasta un punto que permita continuar con las
maniobras correspondientes, sin embargo, aún se sigue investigando
la relación entre su evaluación y un punto de corte de analgésicos
con base en los resultados [13, 14].
De las escalas de reconocimiento del dolor antes mencionadas, la
EMF y Dolor agudo felino del Centro Médico Veterinario de la Universidad
Estatal de Colorado, resultan ser las mejores y de fácil manejo para el
clínico y los residentes, proporcionando la capacidad de responder
de una forma adecuada ante situaciones de dolor en gatos, a pesar
de sus benecios, la EMF, teóricamente resulta ser más ecaz para la
evaluación del dolor ya que fue aprobada por entidades competentes
y fue elaborada bajo la escala de evaluación de la salud [7, 13, 14].
MATERIALES Y MÉTODOS
La población utilizada en este estudio fue de 10 gatos, que fueron
trasladados al Hospital Veterinario Medipet, ubicado al norte de la
ciudad de Quito, provincia de Pichincha, república del Ecuador. Los
pacientes llegaron a consulta presentando dolor agudo provocado
por diversas causas, entre ellas pancreatitis, convulsiones, caída de
altura, obstrucción de la vía aérea por cuerpo extraño, mordida por
congénere, entre otras patologías las cuales presentaban diferentes
niveles de dolor.
Se midió el dolor a cada uno de estos pacientes utilizando EMF
[4, 5] (FIG. 1), aprobada por la Université de Montréal, Canadá. Este
proceso se llevó a cabo antes de suministrar analgésicos y media
hora después de suministrarlos, para evaluar el cambio a nivel de sus
expresiones faciales y comprobar si el nivel de dolor ha disminuido
con el tratamiento previo.